INICIACIÓN MUSICAL

Tenemos la capacidad de desarrollar un gran potencial intelectual que es innato a la especie humana. Howard Gardner, psicólogo, investigador y profesor, hizo una investigación acerca de lo que él llama “Inteligencias múltiples”; como su nombre lo indica, ésta teoría propone que cada individuo puede tener una o más inteligencias, dependiendo de la genética o herencia, el ambiente en el que fue criado y la cultura que lo rodea. Según Gardner, una de las inteligencias que es posible desarrollar es precisamente la “Inteligencia Musical”.

Hay muchos estudios científicos que recomiendan que todos los niños en el mundo deben tener acceso al aprendizaje de la educación musical así como se aprende la lengua materna.

¿Dónde comienza la educación musical?

Se puede tender a pensar que la iniciación musical consiste en la práctica de un instrumento como el violín, la guitarra, la batería, entre otros, pero en realidad la iniciación musical comienza mucho antes que la práctica de cualquier instrumento, ya que un instrumento musical es solo una extensión del cuerpo humano, por ello la educación de iniciación debe ser una interiorización y exteriorización de la música en el cuerpo.

El carácter formativo y estimulante de la música desarrolla varios aspectos:

Lingüístico: a través del canto se realizan ejercicios de articulación, vocalización, se enriquece el vocabulario y fomenta la necesidad de formar frases rítmicas y melódicas que acompañan las canciones.
Intelectual: la música ejercita la memoria, capta la atención de los niños y ayuda en la comprensión.

Psicológico: crea pautas de conducta, fomenta la disciplina, se liberan emociones trabajando la vida emotiva de tu bebé, lo que influye notablemente en su personalidad.

Artístico: se desarrolla la sensibilidad, la creatividad, captando la belleza y armonía de todo lo que le rodea.

Social: se forma la cooperación, el trabajo en grupo por medio de la socialización con otros niños, forma hábitos de orden, obediencia y responsabilidad.

Moral: Le dan a tu hijo un sentido sano de disfrute, armonía, belleza y orden que cultiva una buena base de juicio para los límites entre los opuestos: bueno y malo, feo y bello, armonía y desorden.

Por la formación integral que brinda, la iniciación musical tiene una gran importancia en el desarrollo de todo niño y de todas las áreas que desarrolla, lo más importante es que hace que los niños sean más seguros de sí mismos, que se puedan relacionar mejor con los demás, más expresivos, sociables, hábiles en el aprendizaje, con capacidad de adaptación y por lo tanto más felices.

INFANTIL / PRIMARIA
2 H. SEMANALES
EXHIBICIÓN FINAL DE CURSO PARA PADRES